19 de agosto de 2019

Tu orilla

Me sentí feliz de haberle conocido desde el preciso instante en el que tuve la certeza de cómo era él. Además se lo dije, con ese atrevimiento infantil que tanto me caracteriza. Recuerdo que se rió cuando se lo dije, como si todo se tratara de una broma. 

Pero claro, él aún no me re-conocía. 

Yo no me enamoré del color de sus ojos que nunca tuve la fortuna de ver. Creo que fue por su forma de mirarme. No por su voz que jamás escuché, aunque siempre me quedaba colgada de todas sus palabras. Porque sus palabras eran como el anuncio del anticiclón de las Azores. Algo que no cambia de dirección salvo causa de fuerza mayor. 

Algo que siempre está ahí. 

Él regresaba tantas veces como me hiciera falta para invitarme a explorar valientemente en la profundidad de mí misma. Me enamoró su insistencia para adentrarme en mi propia vida y recuperar lo mejor que hubieran dejado de ella, intacto o herido, tanto daba... Lo importante era recuperarlo. 

Cuando sueño con él, imagino que me piensa como si yo fuese una nueva especie, nunca de la tierra, porque siempre me describe como un ser absolutamente marino. Un ser como el que soy: alguien que se resiste a cambiar el valor de su  inocencia por algo que no sea verdaderamente valioso. 

Tal vez solo estoy hecha de olas que van y vienen sobre la misma costa. Y no sé si se parece al amor, pero sé que no se parece al olvido, este oleaje recurrente, esta certeza de que lo mejor de mí está constantemente golpeando en su orilla.

4 comentarios:

  1. Tal vez su palabra, como un río incipiente, echaba su raíz en los médanos de tu inocencia. Una inocencia doblemente vital, como esas cosas que solo adquieren su valor cuando son compartidas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El amor siempre va con la inocencia a cambio. Si no, es otra cosa, en mi opinión.
      Un abrazo, Jose. Muchas gracias por creer y leer lo que a veces escribo.
      Abrazo!!!

      Eliminar
  2. Una orilla sin olas es como un puerto sin barcos. Casi una inútil desesperanza.
    Una estupenda literatura Idoia.
    Saludos!!

    ResponderEliminar
  3. Gracias Antonio!!! Son años leyéndome, así que tu comentario lo agradezco enormemente.
    Una abraçada molt forte!!!

    ResponderEliminar