3 de febrero de 2020

Inteligencia defensiva.


Me reconozco distraída y olvidadiza. Puedo parecer ingenua y a ratos desprevenida, pero intuyo la presencia de una serpiente al acecho a kilómetros de mi espalda.

Entonces me limito a fingir que soy lo que parezco. Ésa es mi estrategia.

Me doy la vuelta porque siempre peleo dando la cara. Espero con aparente confianza y me permito el gusto de pecar sin exceso de simular que soy una presa fácil.

Ella solo avanza por arrastre y cuando cree que me tiene en su perímetro de alcance, simplemente desaparezco.

Es un error discutir o conversar con una víbora. El veneno mortal está en su lengua y es allí donde tiene que permanecer. En una victoria limpia no queda ni rastro después de la batalla.

Solo la serpiente y yo sabemos con claridad quién ha vencido.




No hay comentarios:

Publicar un comentario